di cuánto ganas y sabrás cuánto ganan los demás

Miércoles 30 de junio de 2010 Cinthya Sánchez | El Universalcinthya.sanchez@eluniversal.com.mx
7 comentarios
Los salarios en México pueden ser notablemente mejores o peores si los comparamos con los de otros países. Por ejemplo, un médico en Estados Unidos gana un promedio de 49 mil pesos al mes; en México, 12 mil 248 y en Guatemala, 6 mil 154 pesos al mes, siendo esta una de las cinco profesiones mejor pagadas del planeta. Pero es difícil establecer las comparaciones debido a que la gente calla celosamente su sueldo.

Del salario nunca se habla, incluso es catalogado como de “mal gusto” preguntar a familiares, amigos, jefes o colegas cuánto ganan. En México no tenemos conciencia ni siquiera de cuánto gana el compañero que se sienta junto a nosotros y que realiza labores similares. Misalario.org es una organización mundial que se encarga de poner a la mano de sus usuarios un tabulador mundial de salarios en el que los trabajadores pueden comparar su sueldo con el de sus colegas en México y en el mundo.

Misalario.org es un indicador que pretende transparentar los salarios alrededor del mundo y contribuir a un desarrollo y reparto más equitativo entre los trabajadores. En México, gracias a la información que los mismo usuarios han entregado, se sabe que un administrativo en el sector financiero o en la banca gana unos 102 mil pesos al año; un médico general, 147 mil y un vigilante poco más de 64 mil pesos, en promedio.

En el mundo, el salario mínimo es un tabulador referencial con el que se miden los países para otorgar un sueldo digno a su gente. En el caso de México, equivale a 57.46 pesos por día cuando en países como España se paga 331.708 pesos por día como salario mínimo. Esto significa que un mexicano administrador de empresas puede ganar, en un día, lo que un obrero de más bajo sueldo gana en España por las mismas horas de trabajo.

Sorpresas tras la comparación

Durante tres años, www.misalario.org ha reunido información sobre los salarios en México proporcionada por los propios usuarios de forma anónima. La mayoría de los mexicanos se queja de lo que gana, pero cuando comparan su sueldo con el de otros, la sorpresa es que una buena parte de ellos quedan satisfechos al compararse con sus colegas.

Paulien Osse es directora general y fundadora de la WageIndicator Foundation, de la que misalario.org forma parte; dice que lo más importante del sitio web es que la gente puede saber si lo que gana está dentro del estándar nacional o si están abusando de su trabajo y capacidades.

La página cuenta con diversas herramientas que permiten que los trabajadores de más de 40 países comparen su salario con otros colegas que han respondido el mismo cuestionario salarial, ayudándolos a tener un referente real para cotizarse en el mercado de trabajo en México y el mundo.

Paulien asegura que cuando la gente sabe cuánto ganan sus colegas generalmente se queda más tranquila porque la mayoría de las veces se da cuenta que su salario no es tan malo cuando ven los tabuladores de otros.

No es lo mismo ser un diseñador gráfico en México que en Guatemala o Alemania, pues los sueldos corresponden a un cierto número de salarios mínimos y éstos cambian de país en país. “A lo mejor para que un diseñador en Guatemala gane lo que uno en México al mes tendría que trabajar seis meses, y lo mismo para el mexicano en Alemania”, dice.

En algunos países más pobres que México la gente trabaja 80 o 100 horas por semana para poder obtener el mismo salario que un mexicano que realiza su misma labor en 40 o 50 horas por semana. Otra característica de los países más pobres, sobre todo en África, es que los trabajos son desempeñados más por hombres que por mujeres.

En México, los usuarios de la página han calificado con un promedio de 6.4 a las empresas donde laboran, tomando en consideración seguridad social, prestaciones, seguridad en el trabajo y trato obrero-patronal.

Diferencias mundiales por género

Los salarios son completamente diferentes entre países ricos y en países en desarrollo. Los primeros se destacan por tener una recaudación de impuestos muy buena. Por ejemplo, en Holanda 50% del salario es otorgado al pago de impuestos, una situación que es muy distinta en México, pues al existir el mercado informal la recaudación de impuestos recae sobre pocos.

Las mujeres son tratadas de igual forma en países ricos y pobres. Para nadie es noticia que ganan menos que los hombres aunque desarrollan las mismas labores. Las cifras son las mismas a nivel mundial, pues las mujeres en promedio ganan 30% menos salario que sus colegas hombres, con algunas diferencias en países de primer mundo, como en Alemania, donde ellas ganan sólo 15% menos que los hombres. Aún así, no existe un país donde la situación sea pareja en cuestión de género.

Sin embargo, países del primer mundo luchan por reducir esa desigualdad. Este 2010 los países nórdicos tuvieron el menor índice de disparidad entre hombres y mujeres. Islandia obtuvo el primer puesto en el Global Gender Gap Index 2009 (Índice de Disparidad entre Géneros) publicado por el Foro Económico Mundial; le siguen Finlandia y Suecia.

Este Índice de Disparidad evalúa el buen uso y reparto de los recursos y oportunidades entre la población femenina y masculina de cada país, independientemente de los niveles generales de esos recursos y oportunidades. Sudáfrica y Lesotho han reducido la brecha entre géneros, están en la sexta y décima posición del índice de países, respectivamente.

Datos recientes ponen de manifiesto que concretamente Sudáfrica ha hecho considerables progresos en la participación femenina en la fuerza laboral. El acceso de las mujeres a puestos parlamentarios y ministeriales en el nuevo gobierno también ha contribuido a estrechar la brecha entre géneros en ese país.

Los incentivos para el trabajo

De América Latina la organización aún no cuenta con cifras o estudios que revelen la disparidad de género.

Aunque hay muchas mujeres en puestos donde antes era impensable, los empleos gerenciales siguen siendo del sexo masculino. Y en el caso de mujeres directivas la historia se repite, pues mientras más educación y responsabilidades tenga una mujer, la diferencia de salarios es mayor comparado con los hombres.

Paulien Osse explica que en el sector automotriz es claro: no hay muchas mujeres, sin embargo, las que consiguen emplearse en la industria casi siempre logran puestos directivos, pero ganan menos que sus iguales masculinos.

La WageIndicator Foundation, que ha investigado en 24 países las condiciones laborales de los trabajadores, ha encontrado en todos los hombres y mujeres encuestados la misma queja: quieren ganar más. Aunque las tendencias cambian entre cada género, pues cuando las mujeres tienen hijos comienzan a intersarse más por ellos que por su trabajo y aceptan con más resignación el salario que su empleo les ofrece, por lo menos durante unos cinco años, pero cuando tienen entre 40 y 50 años vuelven a pelear por ganar más.

En cambio, el hombre, una vez que tiene hijos comienza a trabajar más e incluso a promoverse en puestos gerenciales con el objetivo de ganar más dinero. “Muchas veces los hijos sirven de motor para que los hombres crezcan en el mercado laboral”, dice Paulien.

Según la nota un médico promedio gana $12,248 (los periodistas siguen insistiendo en combinar las palabras y los números, que revisen la RAE) pero cabe mencionar que se compara con Estados Unidos; pues bien en dicho país el sueldo de $49,000 se gana en un solo empleo, como médico general, en México los $12,248 los gana un especialista en un solo empleo o un general en dos, en nuestro país tenemos que trabajar dobles y hasta triples turnos para ganar lo mismo que en Estados Unidos, con la salvedad compramos menos de la mitad de las cosas que allá con el mismo dinero.

Posted via email from BoyLucas